Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Relato
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Relato
Categoría: Incestos

Club de intercambio familiar IV

Después de la última reunión se había acordado recuperar el morbo de los inicios del club, cuando era un lugar de inicio en el que las familias descubrían nuevas experiencias y se abría un mundo nuevo ante ellas, para lo cual se acordó rebajar la edad de entrada, aceptando la solicitud de muchos de los socios, y manteniendo las reglas que había en un principio, con lo cual se aseguraba que llegaran más vírgenes al club y pudiera celebrarse el ritual de iniciación, y no como las últimas ocasiones en que casi todas llegaban ya folladas de casa.


Para conseguir esto se acordó que los socios trajeran al club nuevas familias en las que no hubiera habido sexo entre ellos, aunque tuvieran ese morbo por el mundo liberal y tuvieran curiosidad por iniciarse en él.


Así el día de celebración de la fiesta, se noto la presencia de muchas caras nuevas, notándose en el brillo de sus ojos, la excitación de quien esta entrando en un santuario de placer, y donde no se sabe lo que va a pasar en las siguientes horas, llamando la atención también en los nuevos invitados, la menor edad permitida para la entrada, suscitando ya las primeras miradas de deseo entre los más veteranos, sabiéndose también que las de mayor edad tampoco habían tenido mucha experiencia sexual hasta ahora, e incluso para sus padres era también nuevo todo esto, lo que aumentaba el morbo por verlos en acción.


Entablando conversación con una de las familias que estaban a nuestro lado, que tenían dos niñas preciosas que con cara de asustadas, miraban todo a su alrededor, les comentamos:


.- Con estas dos nenas tan guapas será difícil evitar entrar en juegos con ellas, al verlas en casa como van creciendo.


Diciendo el padre:


.- A mi siempre me han atraído las nenas de los demás, a las mías siempre las he tenido un respeto, por su madre también, porque si llega a enterarse de que se las he metido, me mata, aunque no te voy a negar que alguna vez, se me ha ido la mano y las he tocado el coñito metiendo los dedos debajo de sus braguitas.


.- ¿Y se mojaban ya?


.- Si, mucho, acababan con las bragas todas mojadas y en mis dedos un aroma delicioso.


Asintiendo su mujer:


.- Y yo al principio extrañada de que mojaran tanto las bragas, pero te crees que no lo sabía, que ya te he pillado alguna vez con la mano donde no debías.


.- Bueno, mujer, ahora estamos aquí y todo es distinto, y además tu también podrás desquitarte.


.- Si, eso espero, tengo muchos nervios ya.


Interviniendo otro que estaba escuchando en la conversación:


.- Pero podías habérsela metido por el culo, así seguirían siendo vírgenes, que es lo que hice yo con las mías, porque lo que hacía su madre era revisarlas el coño para ver si alguno se la había metido ya y cuando se enteró de que las follaba por el culo, no le molestó tanto.


Al lado estaba también una madre con su hija, a la que se notaba que sería de las más jovencitas que habían venido, preguntándole mi marido si alguna vez la habían acariciado o si ella se había tocado, contestando ella que no, con timidez, tras una breve mirada a su madre que corroboró la respuesta de su hija:


.- Yo me separé al poco de nacer ella, y su padre no la volvió a ver y al no tener hermanos tampoco y vivir las dos solas, siempre ha estado conmigo y es muy inocente.


Mi marido le pidió permiso a su madre para verla con detenimiento y bajándole las bragas inspeccionó su vagina con los dedos, comprobando que estaba muy cerrada aún, sin un solo pelo todavía y al pasar el dedo por su rajita ya sentimos a la niña estremecerse, diciéndole él:


.- Vaya, parece que te gusta, ¿eh? (mirando a su madre con complicidad)


Lo que le hizo insistir en sus toqueteos repitiendo el movimiento de su dedo arriba y bajo de su rajita, lo que la hizo humedecerse cada vez más, abriéndose su vulva ligeramente, presionando ya directamente sobre su clítoris, lo que provocó los gemidos de la niña de una forma mas acelerada, mostrándose toda acalorada mientras sus ojos permanecían cerrados centrada en un nuevo placer que estaba recibiendo por primera vez en su vida, convirtiéndose sus gemidos en pequeños gritos ante la llegada del primer orgasmo que la hizo moverse fuera de si, agarrando ella misma la mano que masajeaba su coñito totalmente encharcado, para que continuara con sus toqueteos, comentado su madre al verla así:


.- Ay!, mi niña, como lo está disfrutando.


.- Si, jeje, a partir de ahora, ella misma se lo va a hacer o buscará a alguien para que se lo haga todo el día, porque a estas edades no se cansan.


.- Pero si es una cría para empezar ya a hacer esto.


.- No se preocupe, que va a haber muchos dispuestos, jaja.


.- Miedo me da en el momento en que empiece a tener la menstruación y al metérsela, se le corran dentro.-


.- Pues tendrás que hacer lo mismo que nosotras, llevarla al ginecólogo para que la de algo.


.- ¿Ya tan crías llevarlas para eso? Que vergüenza, no se lo que va a pensar de mi.


.- No te preocupes, si ellos ya están acostumbrados a que se las lleven de estas edades. A ver si te crees que vas a se tú la primera. Además te mandan a ti esperar fuera mientras ellos las atienden.


.- Ah, no sabía, será para hablar con ellas con más intimidad.


.- Si, eso también, porque muchas de ellas están más tranquilas sin sus madres delante y les cuentan cosas que no saben ellas, más íntimas. La mía, cuando salió de la revisión, me dijo que a ella la había puesto en una silla con las piernas abiertas y le tapó la cara con una sábana y le fue metiendo en el coño unos aparatos.

.- Claro, eso nos lo hacen a todas para revisarnos.


.- Hasta ahí todo normal, pero que luego sintió que la metía algo y lo empezó a mover dentro de ella y que la dio mucho gusto y que se corrió y sintió un líquido caliente dentro de ella.


.- No me digas que la hizo lo que estoy pensando. No me lo puedo creer.


.- Pues sí, creételo, porque ya me contaron más casos. Parece ser que se aprovechan de que son crías sin experiencia, y muchas ni se dan cuenta.


.- ¿Como no se van a dar cuenta? De eso nos enteramos todas.


.- Si, quiero decirte que como es la primera vez que van al ginecólogo piensan que es normal que las hagan eso y a algunas que les descubrieron, las dicen que es para comprobar si les cabe dentro para cuando tengan relaciones ellas. Ya ves que inocencia.


.- Pero eso no lo harán todos. No me quiero imaginar que al que voy yo le haga eso a ni niña, aunque a veces noto que a mi me pasa la mano por el coño de una forma que acabo mojándome.


.- Y el mío también me hace eso. Así que ten por seguro que a alguna le mete algo más que la mano. Si es que hasta a mi, si me la hubiera metido ni le hubiera dicho nada, de lo caliente que acabo a veces en la consulta.


.- Es que algunas estamos muy necesitadas, jajaja.


Mientras tanto, había empezado el tradicional desfile de “sobas”, saliendo en esta ocasión todos juntos chicos y chicas con variadas edades. Las niñas con lencería sexy que prácticamente no tapaba nada, pero que realzaban sus culitos y por delante simplemente con unas cintas marcándoles el coñito, mostrándolo todo a la vista y dejando a más de uno boquiabierto al pasar a su lado, esperando el momento de poder disfrutar de alguna de ellas. Y los chicos, como siempre, con el pene erecto, mostrándolo orgullosos, no pudiendo evitar comentar la madre de las dos niñas a nuestro lado:


.- Madre mía, que ricos están algunos. Se me esta humedeciendo el coño de verlos.


.- Pues ya verás cuando los pilles luego. No te vas a cansar de chupársela.


.- Y de algo más, porque yo a estos, me los voy a follar de dos en dos, jajaja.


Entre los nuevos juegos que había preparados, estaba el de “cata a ciegas”, en el que participarían las nuevas familias y que consistía en que en varias tandas, agrupadas por edades, las niñas se colocaban en una especie de habitáculo donde solamente dejaban expuestas sus vaginas, permaneciendo oculto el resto del cuerpo y al otro lado, sus padres las lamerían desconociendo todos quien era quien, teniendo que elegir la final cual les había gustado más.

 

Al comenzar la prueba, los hombres fueron comiéndose por orden los cinco coños ofrecidos, deleitándose más con unos que con otros, a lo que se añadía el morbo de escuchar los gemidos de placer de las niñas al otro lado del panel disfrutando de las lenguas anónimas que lamían su más tierna intimidad. Al concluir fueron eligiendo sus favoritos, dándose el caso de que al destaparse el panel, alguno había elegido a su propia hija, celebrando el público el acierto tenido, pero con la sospecha también de si esa era la primera vez que se lo chupaban.


En las tandas de mayor edad, también se permitió que después de lamerlas, fueran penetradas, pero tenían que elegir únicamente a una de ellas, lo que aumentaba el morbo de saber si se estaría follando a su propia hija, lo que lógicamente ocurrió en alguna ocasión, llamando la atención la cara que ponían sus madres al comprobar que su marido había follado a su niña y comprender que a partir de ahora ya nada volvería a ser igual.


En la siguiente prueba eran los chicos quienes tenían que meter su pene en unos agujeros, quedando ellos tapados detrás de unos paneles al estilo de esos baños donde el chico mete su polla para que se la chupen al otro lado. En este caso serían sus madres las que igualmente desconociendo la situación, los lamerían para elegir al que más les haya gustado, y al rato comenzaron agarrando las pollas que se les ofrecían, dándoles unos breves meneos para ponerlas bien duras y metérselas en la boca para disfrutarlas con sus lenguas expertas, lo que hizo que la mayoría de ellos no pudieran evitar soltar un buen chorro de semen que manchaba la cara de las mamadoras, o que directamente acababa en su boca no dejando una gota fuera.


En el momento de la elección, ya alguna pareció adivinar quien era su hijo, sin levantar el panel, lo que demostraba que quizás esas ayudas en la ducha a sus hijos se habían alargado más de la cuenta, mientras otras se llevaban una morbosa sorpresa al comprobar que la polla elegida era la de su hijo.


Un rato después de terminar las pruebas pasamos a los reservados y vimos sola a la niña que había masturbado mi marido y la preguntamos donde estaba su madre y ella nos dijo:


.- Está ahí dentro con dos chicos.


.- Ven, vamos a ver lo que hace.


Al asomarnos vimos como su madre estaba con dos de los chicos que habían participado en el desfile, y la estuvimos mirando como se follaba a uno mientras se la chupaba la otro, con tanto entusiasmo que ni se dio cuenta de nuestra presencia. Su hija miraba entre sorprendida y curiosa por lo que estaba viendo, mientras mi marido la tenía abrazada por detrás acariciándole la vagina con una mano, debiendo notarla ya mojada por lo que estaba viendo ella y la dijimos:


.- Como se lo pasa tu madre, ¿eh?


Añadiendo mi marido:


.- Te gustó lo que te hice antes, ¿no? Anda, ven conmigo aquí al lado, que nos lo vamos a pasar bien. Vosotros avisarme si acaba su madre para que no nos sorprenda.


Estando ya a solas con ella, la dijo:


¿Viste como chupaba tu madre? Toma, chupa la mía, verás que rica está.


Y ella se puso de rodillas a chupar la hinchada polla de mi marido que no había soltado de su mano, primero con timidez y luego se fue animando a metérsela toda en la boca. Para entonces sus dedos ya habían conseguido abrir totalmente la pequeña vagina de la niña que había adquirido un tono sonrosado por los frotamientos, convirtiéndose en toda una tentación para ser penetrarla, colocándola tumbada sobre el sofá con las piernas abiertas y mi marido empezó a pasarle la punta de la polla por la entrada de su vagina, arrancando sus primeros gemidos y aumentando sus jugos vaginales, permitiéndole hacer mayor presión con el glande para acabar dentro de ella. En ese momento, pasa por delante el padre de las dos niñas con el que habíamos estado hablando antes y nos dijo:


.- Bufff, ¿estás follando a la niña? Dejarme verlo.


Y ahí se puso a mirar como cada vez mi marido se la metía mas profundamente, y gritaba ella con cada acometida, disfrutando de la polla que la estaba estrenando, mientras el improvisado mirón se masturbaba viendo la escena. Mi marido hacía esfuerzos por no correrse tan pronto, pero no pudo más:


.- Aaaahhhhhggg, que bueno está esto, me corrroooooo.......


Al sacársela, invito a nuestro amigo a follarla él, a lo que accedió rápidamente súper excitado:


.- Al principio, métesela muy despacio, poco a poco, y cuando ella empiece a gozar se la metes hasta el fondo. Tú imagínate que se la estás metiendo a una de tus hijas, con lo ricas que están.


.- Es que si me imagino eso me voy a correr enseguida, pero en cuanto acabe aquí, voy a por ellas.


La nena ya tenía la vagina abierta de la anterior follada y pudo metérsela sin dificultad, y al moverse dentro de ella tuvo un placer como nunca había tenido haciéndolo con su mujer, según reconoció, y no tardo en correrse muy a su pesar y aunque quiso repetir, le dijimos que podía venir su madre en cualquier momento y era mejor dejarla ya.


Al salir en otra de las habitaciones vio como se estaban follando a sus dos hijas, y se quedó un rato mirando como disfrutaban de dos buenas pollas, pero no pudo reprimir su enfado:


.- Pero si esos cabrones se están follando a mis hijas.


.- Bueno, para eso las trajiste aquí, para eso es este club, tú también te has follado a la hija de otros..


.- Si, es verdad.


.- Ahora piensa que las vas a tener en casa siempre que quieras y tú mujer no te puede decir nada, porque ella también estará con otros por aquí.


.- No se si voy a poder con tantas mujeres en casa.


.- Ya verás como si puedes, más de lo que imaginas. Te lo digo por experiencia.


Yo me encontré con una amiga conocida de otras ocasiones que me dijo:


.- ¿Sabes lo que me apetece hoy? Pervertir a uno de estos críos que es la primera vez que vienen y que no han visto un coño en su vida, ni el de su madre.


.- Si, a mi también, vamos a ver si encontramos alguno.


Fuera de los reservados vimos en uno de los sofás a una madre que todavía estaba allí con su hijo:


.- ¿No habéis hecho nada todavía?


.- No, es que mi hijo es muy tímido y no quiere separarse de mi.


.- Pobre, ¿eso no será que la mamá le trata muy bien y no quiere probar otras cosas?


.- No es lo que estáis pensando. Si prácticamente no me ha visto nunca desnuda y está aquí asustado viendo lo que hay.


Le digo a mi amiga al oído:


.- (Este es el que buscamos) Mira, ¿qué te parece si nos vamos juntos a un reservado? Y que venga tu madre también si quieres, para que estés más tranquilo.


Ellos aceptaron, animado el hijo por su madre y empezamos a desnudarnos, mirándonos él con los ojos muy abiertos, dejándole desnudo también, teniendo ya una fuerte erección.


.- Mira que cosa más bonita tienes. ¿Tú mamá no te la ha visto nunca así?


Contestando ella:


.- No, así tan dura es la primera vez que se la veo, (no pudiendo reprimir el gesto de llevar su mano a la polla de su hijo, acariciándola como con miedo, al pensar en lo que estaba haciendo, por lo que su hijo la miró con sorpresa)


Esto nos llenó de morbo a mi amiga y a mi, por lo que decidimos que llegaran más lejos y la dijimos a ella que se la chupara. Tardó un poco en decidirse, pero su terrible excitación rompió todas sus barreras y tras una breves lamidas dubitativas, se puso a chuparla golosamente como si llevara tiempo deseando hacer eso, y entre eso y nuestras caricias y besos al crio, hicimos que se corriera, diciendo su madre:


.- Ay!, mi niño, si te has corrido en la boca de mamá. Que rica me sabe tu lechita.


Nosotras seguimos pajeandole para que siguiera teniéndola dura y le dijimos a su madre que su tumbara y se dispusiera a recibir a su hijo. Sus últimos pensamientos debieron ser que no debía dejar que su hijo entrara en su vagina, que le era ofrecida carnosa y jugosa rodeada de pelos, como nunca se la había imaginado mostrársela, pero sus últimas barreras morales cayeron, cuando antes de que la diera tiempo a pensar más, ya tenía la polla de su hijo moviéndose en su coño y sus gemidos podían escucharse en toda la sala. Nosotras no pudimos evitar ponernos a masturbarnos viendo la escena, porque aunque en un principio pensábamos follárnoslo nosotras, el morbo de la situación nos había llevado a esto que estábamos presenciando, esperando a que se desahogara con su madre para que llegara nuestro turno.


Después de la corrida anterior, el chico pudo aguantar más tiempo dentro de su madre, dándole tiempo a que ella llegara a una sucesión de orgasmos que parecían no acabar, llevándola a un estado de locura que nunca se habría imaginado.


Como estas escenas siempre tenían mirones, mi amiga y yo no pudimos aguantar mas y llamamos a otros dos críos que estaban mirando, como si nunca hubieran visto algo así, lo que lógicamente sería muy posible dada su edad y después de chuparles de arriba a abajo sus pollitas y sus huevos, nos pusimos encima de ellos para buscar un contacto directo de sus miembros con nuestros clítoris para buscar esa corrida que tanto necesitábamos.


Al finalizar la reunión, todos coincidían en que había sido una de las más morbosas y donde más habían disfrutado todos.

Datos del Relato
  • Autor: veronicca
  • Código: 49245
  • Fecha: 27-03-2018
  • Categoría: Incestos
  • Media: 9.5
  • Votos: 2
  • Envios: 0
  • Lecturas: 2946
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las y la para el uso del Web. Tu Ip es : 93.157.15.148

5 comentarios. Página 1 de 1
veronicca
veronicca 15-07-2018 15:02:35

El primer relato "Recuerdos de mi niñez" es autobiográfico y los demás tienen partes de realidad y ficción. La energía la saco de mis lectores y para los que quieran leer los 90 relatos que tengo publicados pueden ir a la pagina "Javichuparadise", Sección de relatos eróticos. Si os registrais, podeis entrar en mi perfil "veronicca", y vais a Temas Iniciados y ahi los eneis todos seguidos.

UnChicoSuperFan
invitado-UnChicoSuperFan 03-04-2018 10:18:35

Para mi, los mejores relatos, no hay uno que no me haga correr! Es muy excitante para un niño como yo ver como describes ese morbo y atracción hacia los chicos, me gustaría que hicieras un relato enfocado a las maduritas gozando con los pequeños .

Relator
Relator 31-03-2018 04:32:00

Hola Veronica eres una mujer versada en estos topicos de relatos una pregunta lo has protagonizado en realidad con todos los que te rodean incluso con tu pareja todas las noches de la semana sin falta como le haces para tener bastante energia y fascinación al mismo tiempo con toda esta manada masculina y excitada por ti hoy y por siempre...

Maduroliberal
invitado-Maduroliberal 28-03-2018 12:38:18

geniales relatos uuuffff

Carla
invitado-Carla 28-03-2018 05:02:10

Geniales y originales, muy excitantes, gracias Veronicca. Ojalá los continúes.

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Relatos: 27.894
»Autores Activos: 1.659
»Total Comentarios: 11.760
»Total Votos: 513.630
»Total Envios 22.258
»Total Lecturas 63.472.336

Online porn video at mobile phone