Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Relato
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Relato
Categoría: Confesiones

Mi decente mujer.....

Mi mujer Ana tiene 38 años, todavía es una mujer muy atractiva, es profesora en un instituto privado y aparte da clases de catecismo en la parroquia.

Es bastante vergonzosa y puritana, pero es una mujer realmente bella, tiene buena figura, caderas anchas, cintura estrecha y buen pecho, viste muy clásica, faldas y blusas, es realmente una mujer muy sexy aunque pretende esconderlo.

El verano pasado, vino mi prima con su hijo David de 18 años, ella es arquitecta y está divorciada, hasta ahora todo le iba bien pero con la crisis ya no puede pagar a la asistenta que tenían en casa ni la escuela privada de su hijo y la pobre no puede con todo, el caso es que necesitaba terminar un proyecto y nos pidió que si David podria quedarse durante quince días en nuestra casa, en lo que el terminaba un curso de computacion, aqui en la capital.

Evidentemente accedimos gustosamente para echarle una mano. David había crecido mucho, ya había dejado de ser el mocoso que era para convertirse en un adolescente lleno de granos y con bigotillo. Ana lo conocía bien porque lo tuvo de alumno en el instituto, siempre decía que se ponia muy nervioso y que era muy vergonzoso.

No tardé en darme cuenta que David se mostraba muy nervioso con la presencia de Ana, pero estaba claro que se trataba de una tensión sexual, estaba claro que mi mujer le gustaba a mi sobrino.

Cuando ella le dirigía la palabra él se ponía rojo y nervioso, cuando salíamos a la piscinita de la casa él guardaba las distancias pero no dejaba de mirarla, sobre todo cuando se quitaba el pareo o la camiseta para quedarse en shorts.

Un mediodía después de salir un rato a refrescarse, mi mujer se puso una blusa y como llevaba la parte de arriba del bikini mojada se lo sacó marcándose ligeramente con la humedad de sus tetas en la blusa los pezones y las aureolas. David estaba muy nervioso. Ana preparaba la comida y mientras, David, la ayudaba a poner la mesa intentando espiar por su escote en busca de más. Yo lo observaba todo desde el sofá simulando que hacia una llamada de trabajo. Me estaba excitando muchísimo viendo al muchacho babear por mi mujer, me gustaba ver cada vez que Ana se agachaba frente a él dejando que su blusa se abombara y sus tetas se movieran de un lado a otro mientras pasaba un paño por la mesa, no creo que le viera más que la canalera de las tetas pero seguro que él se estaba poniendo cachondo.

Por la tarde les dejé ir solos a la piscina haciendo ver que me quedaba haciendo la siesta y mientras les miraba desde una ventana vi como David sacaba el móvil y con disimulo le hacía fotos a mi mujer que estaba tendida en el catre para la playa, boca arriba con los tirantes del biquini bajados pero sin dejar ver nada.

Se me tenía que ocurrir algún plan, necesitaba más, estaba completamente loco de lujuria después de la escenita de la mesa, por lo que me propuse dejárselo lo más fácil posible para que pudiera espiar a mi mujer, pero yo quería verlo, quería ver como alguien más disfrutaba de la visión del cuerpazo del culazo de mi mujer.

No se me ocurrió nada más que inutilizar el baño de nuestra habitación de matrimonio para tener que ir todos al baño pequeño que quedaba frente a la habitación que usaba David. Provoqué una pequeña inundación en nuestro baño y les dije que se habían tapado los desagües y que hasta que no vinieran a repararlo todos utilizaríamos el baño pequeño. A David se le iluminó la cara, se había dado cuenta que se podía espiar en el baño a través de una ventana de ventilación que daba a un pequeño patio interior al que se puede acceder a través del porche. Tanto la ventana como el acceso de la coladuría tienen unos cristales translúcidos pero en verano siempre están medio abiertas para que ventile.

La trampa estaba puesta, ahora sólo tenía que esperar a tener la oportunidad y no ser descubierto con lo del engaño del baño. Hice ver que llamaba a un plomero conocido pero que hasta dentro de cuatro días no podría venir.

Por la noche fui al cuarto de herramientas, saque mi caja y la pusé en el suelo, como pretexto para dejar la puerta abierta, y esconderme y asi poder ver al mocoso si se animaba a espiar a mi mujer.

Ana nos dio las buenas noches y se fue dirección a la habitación, el ambiente se tensó muchísimo, David y yo sabíamos que Ana iría a tomar una ducha como cada noche antes de acostarse, ahora sólo faltaba darle paso al chico, mientras se oía a Ana caminando de la habitacion hacia la ducha, me levanté como si hubiera pasado algo y fui hacia Ana, le dije que me iba a la oficina, que me había olvidado de enviar unos presupuestos importantes.

Ana refunfuñó un rato pero ella ya sabe lo despistado que soy por lo que no le extrañó, le dije a David que me tenía que ir a la oficina a hacer unos envíos y que tardaría más de una hora en volver (supongo que el corazón le dio un vuelco, se lo acababa de dejar en bandeja de plata)

Una hora y media después "regresé" a casa, ya estaba todo a oscuras, me fui a la habitación, cuando me acosté y después de apagar la luz, Ana, a la que yo creía ya durmiendo, me dice:

-Tenemos que buscar a otro plomero, no podemos estar así cuatro días -Yo fingi estar muy sorprendido-

-No puede ser Ana, cielo, mi amigo nos lo hace muy barato y al fin y al cabo son sólo cuatro días -después de decir esto ella enciende la luz y muy enfadada me dice:

-De eso nada, cueste lo que cueste esto se arregla mañana. Si no buscas tú a un plomero, lo buscaré yo.

-Esta bien, esta bien, pero, ¿qué te pasa? -
Esta reacción agresiva no es normal en Ana por lo que estaba claro que allí había pasado algo

-No me pasa nada, solo que... no me gusta el hijo de tu prima y me ha dado la impresión que cuando tú te has ido ha intentado espiarme mientras me duchaba. Pero si no queda más remedio que quedarnos al hijo de tu prima quiero tener mi baño y mi intimidad -
Todo salio mal, ese estúpido había metido la pata, pero tenía que disimular y hacerme el sorprendido-

-¿Pero que me estás contando? ¿estás segura? voy a decirle unas cuantas cosas y este se va mañana mismo a provincia con su madre

-No Carlos, no... -intentando ahora que no me pasase con mis broncas y mi reacción (tengo fama de ser un poco bestia cuando me enfado)- no quiero que le digas nada ni ningún escándalo que nos enemistase con tu prima y además ni siquiera estoy segura, y él no me ha podido ver porque sólo entrar he cerrado bien la ventana, o sea que no te pongas así cariño que no pasa nada, pero por si acaso haz arreglar el baño mañana mismo.

- Pues si no lo has visto como lo sábes?

- Que te digo que no lo sé me ha parecido ver sombras en la ventana pero no lo sé y al fin y al cabo no ha pasado nada.


Esto fue lo que paso: cuando salía para la oficina solo saque el carro y lo estacione a media cuadra y me regrese corriendo a esconderme en el cuarto de herramientas, justo en el momento que se enciende la luz del baño cuando entra Ana, la ventana está apenas cuatro centímetros abierta pero suficiente para poder ver desde el patio perfectamente a el interior.

Desde ese ángulo sólo veo su sombra moviéndose dentro, luego se abre levemente la puerta de la lavanderia y entra David sigilosamente, abre el cesto de la ropa sucia y coge unos calzones de Ana, se escurre por el patio sin hacer ruido y se asoma con mucho cuidado por la ventana.

Tal y como está el puede ver perfectamente a Ana, se lleva los calzones de Ana a la cara y las aspira profundamente y cuando pone su mano en el paquete sé con seguridad que le está gustando lo que ve, oigo de fondo que se abre la llave, David se abre El ziper del pantalón y se saca la verga para masturbarse mientras sigue mirando, se oye ahora como hay alguien debajo del agua por lo que está claro que Ana se ha desnudado y se está duchando ya mientras David sigue masturbándose y oliendo las bragas.

Ana no había cerrado la ventana como me había dicho, ¿por qué me mentiría?, supongo que para evitar que me cogiera un ataque de furia y matara al chavito.

Luego sorpresa! David saca una cámara y empieza a hacer fotos, al cabo de un buen rato se oye como para el agua, David sigue masturbándose, esconde su cámara y  saca ahora su celular y sin parar de tocarse va haciendo fotos, hace un gesto brusco de agacharse, pero no pasa nada, vuelve a espiar y acelerando el movimiento se viene allí mismo en los calzones que acababa de robar del cesto.

Sigilosamente vuelve a entrar al porchecito pero tropieza con la pata de la estantería metálica, se apoya en mi caja de herramientas que, sin remedio, cae del estante armando un estruendo increíble.

Ana abre rápidamente la ventana y se lo encuentra agarrándose los pantalones para que no se le caigan con una mano y los calzones llenos de esperma en la otra.

- ¿Pero que estás haciendo aquí desgraciado?

- No nada

- Pero como que nada, pero si vas con los pantalones bajados y... pero qué asco, ¿eso son mis calzones? suéltalos inmediatamente ¿pero qué haces?

- Nada, nada, no hago nada, he venido sólo a buscar una cosa, no he hecho nada

- Pero que me estás contando, me estabas espiando sinvergüenza, soy tu tía!

Cuando se entere tu tío te mata desgraciado, te va a matar

- No tía, no se lo cuentes al tío, no por favor

- Pues claro que se lo contaré a tu tío…  y a tu madre…  vas a ver cerdo

- No, no, por favor haré lo que quieras pero no se lo digas

- Estas enfermo niño, te vas a acordar de esta, vas a ser siempre un desgraciado pervertido y todo el mundo va a saber quién eres

David explota en sollozos y se queda sentado en el suelo con las manos cubriéndose la cabeza en un gesto de auténtica desesperación, ¡¡¡ la había cagado de verdad !!! Allí se quedó un buen rato hasta que se encendió la luz de la lavanderia y entró Ana hecha una furia con la bata de baño solamente.

- Sal de aquí cerdo - le empezó a gritar mientras cogía el palo de la escoba y le empezaba a pegar.

David cogió el palo por el otro extremo y lo inmovilizó.
En ese momento yo iva a salir de mi escondite y defender a mi mujer pero, el con los ojos llenos de rabia le dijo:
Basta, no he hecho nada que tu no hagas, te he visto que te masturbabas en la ducha, tú también eres una cerda, y te juro que si dices algo de mí, me voy a encargar de que todo el mundo sepa que no eres una santa, sino más bien una cachonda.

Me quedé de piedra, no podía creer lo que acababa de oír, y menos todavía el silencio delatador de Ana que duró varios segundos hasta que:

- Cuidado David no juegues con fuego que tu eres muy niño todavía para jugar a esto, nadie te creerá y entonces mi marido sí que te mata, te juro que te mata, tu no lo conoces.

Otro silencio, mientras yo no podía creer lo que estaba viendo.

- Quizás me mate pero así él también sabrá quién eres, él y todo el colegio , además podrán verlo

- Pero de qué estás hablando

- Te he hecho fotos

- Pero que chingaos estás diciendo, trae la cámara

- No, no te la voy a dar

- Que me dés la cámara mocoso de mierda

Y se tira encima de David, pero él la inmoviliza rápidamente sentándose encima y agarrándole las manos

- Tía, basta

- Suéltame te voy a matar

- Basta Tía, esto sólo se puede solucionar con un trato, y el trato es muy fácil, aquí no ha pasado nada

- Suéltame hijo de tu puta madre, te vas a arrepentir de lo que has hecho, tu tío te va a matar

Se quedan mirándose, con el forcejeo se le salio una chiche de la bata de baño, él la mira y se queda embobado, Ana se da cuenta y temiéndo que la cosa vaya a más decide actuar

- De acuerdo, de acuerdo, basta ya, suéltame, no voy a decir nada de lo que ha pasado pero quiero que me des la cámara, eres un maldito, te quiero bien lejos de mi el resto de días que vas a estar aquí y ni se te ocurra hacer correr ningún chismorreo porque te voy a hundir, lo hago sólo por tu madre.

David se levanta, Ana se tapa el pecho inmediatamente, se incorpora y le pide la cámara, le saca la tarjeta, y se la guarda en el bolsillo de la bata.

- Sal de aquí inmediatamente

David se va a su habitación, Ana recoge todo el desastre, coge sus calzones y les hace el fuchi por que estan llenos de la leche de David (a ella siempre le ha hecho mucho asco el semen) las hecha dentro de la lavadora mientras murmura alguna barbaridad, mira hacia la puerta... se huele las manos... se las mira... las vuelve a oler... abre la llave del fregadero y lava las manos con fuerza, y apaga la luz.

Estaba en mi escondite, completamente impresionado por lo que acababa de ver.

Por la mañana el desayuno fue un poema, David con la cabeza baja no se atrevía a mirar a Ana y ella también trataba de evitarlo.

Continuará....
Datos del Relato
  • Categoría: Confesiones
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 1037
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las y la para el uso del Web. Tu Ip es : 93.157.15.148

1 comentarios. Página 1 de 1
aurelio
aurelio 02-06-2019 05:51:55

no tardes .......en continuar

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Relatos: 27.687
»Autores Activos: 1.646
»Total Comentarios: 11.748
»Total Votos: 513.511
»Total Envios 22.258
»Total Lecturas 62.976.786

Online porn video at mobile phone